Jun 17, 2022

¿Qué es una ventaja competitiva y cómo desarrollarla para una empresa?

Conoce en qué consiste una ventaja competitiva, los diferentes tipos que existen y qué elementos debes tener en cuenta para su desarrollo en una empresa.

Introducción

Diferenciarse del resto de manera positiva y mantenerse en el tiempo son dos de las metas que una empresa debe lograr para sobresalir en el mercado en el cual quiere crecer. Esto amerita tanto una evaluación a lo interno, para definir sus fortalezas y debilidades, como un análisis de su entorno, para conocer en qué se puede distinguir de su competencia y así poder llamar la atención de los consumidores. 

Para alcanzar ese objetivo, las compañías tienen que identificar y desarrollar su ventaja competitiva. Veamos de qué se trata, cuáles son los diferentes tipos que existen y qué aspectos se deben tomar en cuenta para crear ventajas competitivas efectivas. 

¿Qué es una ventaja competitiva?

Es la cualidad o característica diferenciadora única que posee una empresa frente a sus fuerzas competitivas en un mercado definido. De ella derivan beneficios como mejor posicionamiento, prestigio, capacidad de defensa de la competencia (relativo a la sostenibilidad) y un enfoque claro de innovación.

Cuando hablamos de ventaja competitiva nos referimos a un valor exclusivo que le permite a una empresa tener superioridad sobre sus competidores y administrar de manera más efectiva los recursos con los cuales cuenta.

En 1980, el economista Michael Porter señaló en su libro, Competitive Advantage que una empresa tiene ventajas competitivas si su rentabilidad está por encima de la rentabilidad media del sector industrial en el cual se desempeña.

Por otra parte, el padre del marketing moderno, Philip Kotler, la definió como la capacidad única que tiene una compañía de actuar de una o varias maneras que los competidores no pueden o no quieren igualar

Una empresa puede tener ventajas competitivas internas o externas

  • Ventaja competitiva interna: se obtiene a partir de una mejor productividad. La empresa tiene una rentabilidad mejor y, en caso de una reducción del precio de venta por imposición del mercado o por la competencia, su capacidad de resistencia es mayor.
  • Ventaja competitiva externa: se basa en las cualidades que hacen destacar a un producto y que constituyen un valor para el comprador. La empresa adquiere un poder extraordinario porque el mercado acepta un precio de venta superior al del principal competidor. Se fundamenta en una estrategia de diferenciación 

Para que cumplas con el objetivo de diferenciarte de la competencia, es primordial que realices un análisis de cuáles son tus ventajas competitivas y cómo puedes potenciarlas.

Características de las ventajas competitivas de una empresa

Existen al menos tres características que son clave al momento de referirse a las ventajas competitivas de una empresa:

Innovación y creatividad

El objetivo es ofrecer un bien o servicio mucho mejor que el de los demás, así que a partir del estudio de la competencia se hace una propuesta de valor que se quiera posicionar con la cualidad de única en el mercado. 

Sostenibilidad en el tiempo

Una empresa debe pretender tener una ventaja competitiva sostenible, no apuntar al corto plazo. Para ello es importante desarrollar una fortaleza de la compañía, que haya innovación constante, buscar mitigar la imitación y quedar desplazado en el mercado.

Si la estrategia que se escoja le permite a la empresa conseguir una ventaja competitiva sostenible a largo plazo, el negocio estará en el camino correcto para prosperar en el tiempo.

Buena recepción del mercado

El mercado debe reaccionar positivamente a la ventaja competitiva para poder definirse como tal, pero esto debe ir de la mano de la rentabilidad. Sin una buena recepción del mercado, la ventaja no será rentable y, por ende, no será competitiva.

Tipos de ventajas competitivas

La estrategia competitiva puede incluir acciones ofensivas o defensivas que ayuden a alcanzar una posición destacada en la industria. Con ello, la empresa puede hacer frente a las fuerzas competitivas y generar el retorno de la inversión.

Es importante tener en cuenta que obtener una ventaja competitiva no se refiere estrictamente a ser el mejor, se trata más bien de que exista algo que los clientes lo identifiquen como sobresaliente, en comparación con los competidores. Cuando esto ocurre, de manera automática, el inconsciente del consumidor reconoce y recuerda la imagen de marca.

El objetivo es tener una posición competitiva con propuestas de valor perdurables en el tiempo. Algunos de los atributos que pueden contribuir a tener una ventaja comparativa son la ubicación geográfica, la mano de obra altamente calificada, el acceso a tecnología patentada o a recursos naturales. 

Veamos a continuación cuáles son los tres tipos de ventajas competitivas que tu empresa puede tener:

Ventaja por estrategia de liderazgo en costos

Los esfuerzos se centran en la operatividad de la empresa y en el desarrollo de economías de escala para ahorrar costos de producción, administrativos o de personal (relativo a la mano de obra barata ofrecida en los países en desarrollo) o mediante accesos preferenciales a distribuidores, proveedores u otra actividad ligada a la cadena de valor.

Con la estrategia de liderazgo se busca ser puntero en la industria mediante bajos costos. Para ello, la empresa debe tener acceso privilegiado a las materias primas para poder ofertar un mayor número de productos dentro del mercado. Mientras mayor sea la producción, habrá menor costo.

Este tipo de ventaja requiere una constante mejora de la producción porque los competidores también buscan aumentar sus capacidades para reducir el precio de venta de un producto.

Ventaja por estrategia de diferenciación

Se refiere a la definición clara y única del bien o servicio ofrecido, con la finalidad de calar positivamente en la percepción de los consumidores. Esta estrategia hace énfasis en la innovación y la alta calidad

El aumento del precio está acompañado de la exclusividad de la propuesta de valor. Los consumidores terminan prefiriendo ese bien o servicio por sobre los demás debido a que reciben mayor valor agregado. 

Ventaja por estrategia de enfoque

Se refiere a la elección por parte de la empresa de un nicho de mercado, desarrollando su ventaja competitiva en función de las necesidades de dicho sector. Esta estrategia contrasta con la diferenciación, ya que no va dirigida a la totalidad del mercado, sino que apunta a un sector específico.

Para una empresa es prácticamente imposible aplicar los tres tipos de ventajas al mismo tiempo. Por este motivo, es importante evaluar cuál sería la opción ideal para el producto que se quiere ofrecer. Sin embargo, pueden suceder casos donde se ejecuten dos tipos de estrategias en simultáneo.

El economista Michael Porter les otorga un papel fundamental a las nuevas tecnologías en el desarrollo empresarial, en especial al área de la comunicación, porque puede ser aplicada con excelentes resultados en el desarrollo de cualquier rubro y en la elaboración de nuevos productos. Esto constituye un valioso aporte estratégico para obtener diferentes ventajas frente a los competidores.

Suscríbete para recibir nuestros próximos artículos

Ejemplos de ventaja competitiva en la vida real

Hay grandes empresas en el mundo que han alcanzado el éxito gracias a ventajas competitivas sostenibles

1. Apple

Esta empresa es un claro ejemplo de la estrategia de diferenciación. Ha logrado posicionarse en lo más alto gracias a su sostenibilidad desarrollada sobre la base de la alta calidad, la experiencia única que brinda a sus clientes y su prestigio. 

Apple se convirtió en un símbolo de estilo y exclusividad con su sistema operativo iOS. Esto, sumado a sus aplicaciones, hace que los clientes que compran un producto quieran probar otros de la misma compañía.

2. Amazon

Esta empresa de Estados Unidos es ejemplo de lo que puede lograrse con la correcta utilización de una estrategia de liderazgo en costos. Su fundador, Jeff Bezos, desarrolló un ciclo que le permitió alcanzar una sólida ventaja competitiva sostenible. 

La idea fue ofrecer productos a bajo precio para los usuarios. Esto atrajo cada vez más clientes, lo cual llamaba la atención de más proveedores. Al tener más opciones para escoger productos y precios, se mejoró aún más la experiencia de los consumidores. 

Su reputación la convirtió en la empresa de comercio electrónico más reconocida en todo el mundo. En la actualidad, tiene Amazon Basics y Amazon Essentials, las cuales buscan ser la opción más confiable para quienes no quieren gastar mucho dinero.

3. IKEA

Esta corporación multinacional dedicada a la fabricación y venta de muebles y objetos para el hogar aplicó una estrategia competitiva híbrida que la llevó a convertirse en líder de su sector tanto en costes como en diferenciación. 

IKEA creó un modelo de negocio en el cual sus clientes son los encargados de ensamblar sus productos, lo que le ahorra costos a la compañía. Además, se enfocó en ofrecer una experiencia de compra en sus almacenes, un diseño exclusivo de muebles y una amplia variedad de productos. 

Cómo crear ventajas competitivas efectivas para una empresa

Es importante que una empresa haga una evaluación de sí misma, pero que también analice su competencia dentro del mercado para poder desarrollar una ventaja competitiva. Veamos a continuación cuáles son los elementos que se deben considerar:

Segmenta tu mercado 

Elige un objetivo claro en el mercado, toma un nicho y satisface sus necesidades, desarrollando tu estrategia enfocada en ese sector.

Identifica tus puntos fuertes

Es crucial identificar qué cualidad previa a la estrategia te ha diferenciado de la competencia. Sobre esa base puedes desarrollar una ventaja competitiva, innovar y explotar tu punto fuerte. Busca tener recurso humano especializado y que sepa trabajar en equipo.

Estudia a tus contrincantes

En cualquier plano estratégico, entender a tu competencia te otorga una visión más amplia para construir una ventaja. El ámbito empresarial no es la excepción, conocer las debilidades y las fortalezas de la competencia concede la capacidad de identificar una necesidad u oportunidad que no se está aprovechando en el mercado. 

Valora el feedback de los clientes

Establece una relación de retroalimentación con los clientes, escucha su punto de vista, cómo se sienten con el producto en la posventa, qué falta y qué errores se han cometido. Esto te ayudará a mejorar y, en consecuencia, consolidará tu ventaja competitiva.

¡Contrata a webflow developers certificados aquí para obtener una ventaja competitiva en tu web!

Conclusiones

Bibliografía

Suscríbete a nuestro newsletter

Keep learning

Newsletter
Get great insight from our expert team.
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
By signing up you agree to our Terms & Conditions