May 19, 2022

¿Qué es una crítica constructiva y cómo hacerla? 6 consejos para lograrlo

Aprende qué es una crítica constructiva, por qué permite crecer en el ámbito laboral y 6 consejos para dar una crítica constructiva objetiva.

Si alguien te hablara de tus imperfecciones o de las cosas que no haces bien, te molestaría un poco, ¿verdad? Sobre todo, cuando se trata de algún aspecto que estás tratando mejorar. No pasa nada con que no seas perfecto. Incluso, no tiene nada de malo que alguien trate de ayudarnos a ser una mejor persona. 

La crítica es tan importante como el elogio o, incluso, más importante. Pero es fundamental saber diferenciar la crítica constructiva de la crítica destructiva. Ser un buen crítico y saber aprovechar una crítica positiva te permitirá crecer en todo lo que te propongas: ser mejor empleado, amigo, miembro del equipo, pareja, etc.

En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber para ser un excelente crítico y ayudar a los demás a evolucionar.

¿Qué es una crítica constructiva?

Las críticas suelen ser un tema muy sensible, ya que pueden generar controversia a raíz de lo que se diga sobre algo o alguien. 

Normalmente, se entiende por crítica a cualquier opinión que se realiza con el objetivo de resaltar aspectos positivos o aspectos negativos sobre un tema en particular. 

Las críticas pueden apoyar o desestimar una postura o directamente desestimar a una persona. En la actualidad, son una delicada herramienta que se utilizan por la capacidad de llegada que tienen a través de los distintos medios tecnológicos, por ejemplo, las redes sociales.

Asimismo, existe una tercera vía por la cual las críticas buscan aportar recomendaciones y consejos con el fin de mejorar aspectos específicos de una cosa, de un asunto o incluso del comportamiento de las personas. Este tipo de críticas son conocidas como críticas constructivas y buscan ayudar con recomendaciones puntuales sobre elementos que se pueden modificar o replantear con el fin de que se optimicen los resultados o comportamientos determinados que se deban perfeccionar.

Diferencias entre una crítica destructiva y una crítica constructiva

En algunas ocasiones, puede ser difícil recibir críticas o saber diferenciar entre una crítica constructiva y una crítica destructiva. La principal diferenciación entre estas dos últimas recae en el objetivo final que tienen y en cómo son expresadas

La crítica destructiva (o crítica negativa) se basa en el ataque personal y buscan dañar la autoestima de la persona, desacreditando sus opiniones o incluso su forma de ser. Por su parte, la crítica constructiva (o crítica positiva) tiene buenas intenciones, es empática y toma en cuenta las situaciones asociadas a una persona o un tema para plantear una posible mejora.

Ya hemos visto cómo se presentan la crítica destructiva y la crítica constructiva desde el punto de vista de quienes las emiten. Ahora, adentrémonos a entender cómo afectan o no a las personas que las reciben.

La crítica positiva suele generar una proyección futura y es muy concreta en lo que se puede mejorar. Busca un cambio positivo. La persona que la recibe no la interpreta como algo personal o un ataque, sino como un beneficio para afrontar una situación de manera adecuada y con mayor éxito la próxima vez.

Por otro lado, la crítica destructiva o negativa genera en quien la recibe pensamientos y emociones que no sabe cómo manejar. A través de este tipo de respuestas pueden presentarse muchos malos entendidos entre ambas partes. Es una respuesta desadaptativa e ineficaz que genera una sensación de tristeza y culpabilidad.


Características de la crítica constructiva

Las críticas constructivas deben seguir una serie de características que permitan apoyar y alentar la mejora en algún aspecto relativo a un tema, una persona o una cosa en específico. 

Dentro de estas características, es posible nombrar las siguientes:

  1. No se hacen en forma de reproche, regaño o descalificación. Este tipo de críticas están más relacionadas con las negativas.
  2. Están basadas en la observación y no en propios valores o creencias.
  3. Buscan impulsar mejoras que sean tangibles, no se hacen sobre temas o aspectos imposibles de lograr.
  4. Se hacen de la mejor manera, con un tono de voz amable y empático. Recuerda que se busca conectar con la otra persona de la mejor manera posible.
  5. Preferiblemente, se realizan en privado, evitando que la persona se sienta juzgada, ya sea por su equipo de trabajo, amigos, familiares o terceros.
  6. Hacen especial hincapié en el respeto y en el deseo de ayudar a la otra persona.
  7. Son claras y concisas, buscan corregir aspectos puntuales que se puedan mejorar.
  8. Este tipo de comentarios a veces ofrece pasos de acción y seguimiento, así la persona sabe en qué debe mejorar y cómo debe hacerlo.
  9. A veces suelen referir al impacto que podría tener cierta actitud en el futuro, no para lastimar a la persona, sino para ayudarla a desarrollar su pensamiento crítico y a medir consecuencias.
Suscríbete para recibir nuestros próximos artículos

6 consejos para que aprendas a realizar críticas constructivas

Es normal que en ocasiones no sepamos por dónde abordar una situación o a una persona al intentar comentarles algún aspecto que deben intentar mejorar, pues muchas veces suponemos que pueden tomarse de mala manera lo que intentamos decirles. 

Para evitar esto, traemos para ti una serie de consejos que serán de mucha ayuda a la hora de realizar una crítica constructiva sobre un tema o hacia una persona. 

Los 6 consejos fundamentales a la hora de hacer una buena crítica constructiva son:

  1. Mantén la privacidad: ¿Has escuchado la frase popular de «se corrige en privado, se felicita en público»? Tenla en cuenta cuando tengas que hablar con alguien. Pídele a la persona con la que quieres hablar un tiempo a solas y dirígete a un espacio que permita conversar con tranquilidad.
  2. Usa la primera persona: al expresar lo que quieras decir, hazlo en primera persona para evitar que la otra persona se sienta juzgada. Algunos ejemplos pueden ser: «me parece que…», «yo creo que lo mejor sería», etc.
  3. Ordena tus ideas: expresa tu opinión de manera ordenada, resaltando primero lo positivo y, luego, la parte que crees que se debe mejorar. Con tus ideas bien organizadas, no solo vas a lograr que te entiendan, sino que también te ayudará a nivelar tus emociones.
  4. Escucha: mantente abierto a escuchar la posición de la otra persona, prestando atención a sus razones y siendo empático. También es bueno que le pidas su opinión sobre lo que estás diciéndole. Debe ser algo retroactivo.
  5. Aporta soluciones: brinda ideas o resoluciones factibles y que impliquen opciones reales para la otra persona.

Acompaña en el proceso: no solo se trata de brindarle tu apoyo a la persona que aconsejaste, sino también de ayudarlo en el camino para que pueda mejorar de una manera más amena.

Beneficios de la crítica constructiva

La crítica constructiva permite ampliar la confianza entre grupos de trabajo, visibilizando las fortalezas y debilidades de las personas involucradas, y hace posible que existan rutas y formas de apoyarse entre pares. Además, consolida una mejora en el trato y en la empatía de grupo.

A su vez, la crítica constructiva permite que las personas entiendan ciertos aspectos o comportamientos relacionados con su propia forma de ser que no son visibles de forma individual, ayudando a que puedan tomar cartas en el asunto y dar un paso hacia adelante con la decisión de mejorar en elementos que posteriormente se convertirán en fortalezas en muchos aspectos de su propia vida.

Cuando damos una crítica constructiva (con empatía y paciencia), no solo estamos aportando en la mejora de esa persona, sino que también influimos de manera positiva en todo el ambiente.

Ejemplos de críticas constructivas

Para realizar críticas constructivas es necesario que mantengas siempre por delante el respeto y la amabilidad con relación al tema o a la persona a la que te dirijas. 

Te mostramos algunos ejemplos de críticas constructivas que puedes usar para guiarte y poner en práctica:

  1. Se puede evitar decir «deja de hablar tanto» y en su lugar decir «sé que el proyecto te emociona, pero en ocasiones no dejas que otros den su opinión, ¿lo has notado?».
  2. Utiliza «estaría bien si enfocamos el trabajo para lograr metas paulatinamente» en lugar de decir «debes concretar algo y dejar de perder el tiempo en otras cosas».
  3. Puedes utilizar frases como «últimamente te he visto un poco apartado del equipo, ¿necesitas ayuda?, puedes contar conmigo» o «¿qué puedo hacer para que vuelvas a sentirte cómodo?» en lugar de frases que juzguen el accionar como «¡vives distraído!» o «¡préstale atención a tus asuntos!»
  4. Si una persona de tu equipo dio un discurso que generó dudas en la audiencia, podrías decir «Me gusta mucho tu habilidad para hablar en público, pero siento que tu discurso de hoy llegó a confundir a los participantes, utilizaste palabras con las que no están familiarizados. Mi recomendación es que adaptes el mensaje a tus oyentes». Así la persona sabe cuáles son sus fortalezas y las debilidades en las que debe trabajar.
  5. Cuando quieras incentivar a alguien a que trabaje mejor, te recomendamos que digas cosas como «estoy enterado de las dificultades que has tenido, pero no te quedes solo con los problemas, ¡pide ayuda!» o «estoy consciente de tu esfuerzo y compromiso, pero recuerda que otra persona puede tener un punto de vista diferente. Apóyate en eso de tal forma que te permita avanzar más rápido». Es muy bueno invitarlos a pedir ayuda, ya que les permitirá tener confianza y saber que no tienen que enfrentar los problemas solos.
  6. Para motivar a alguien en su trabajo, ya sea después de una presentación o trabajo que no salió como esperaba, podrías decirle «Me gustó mucho la idea que compartiste en la reunión. Sin embargo, creo que no tuvo toda la aceptación que merecía porque no hablaste del proceso. Para mejorarla, traería algunos ejemplos relevantes».

Recordemos que es muy importante elegir el momento adecuado a la hora de realizar una crítica constructiva. No hay por qué hacerla cuando las emociones están en su estado más alto. Tampoco es recomendable hacer una crítica de manera impulsiva, ya que la otra parte no estará en actitud receptiva.

La crítica constructiva es una parte fundamental de las relaciones interpersonales. Bien utilizada, es un instrumento que nos permitirá aprender y conocer dónde proponer mejoras.

¡Conoce más recomendaciones para mejorar tu ambiente laboral en nuestro blog!

Conclusiones

Bibliografía

Suscríbete a nuestro newsletter

Keep learning

Newsletter
Get great insight from our expert team.
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
By signing up you agree to our Terms & Conditions